Nuestra siguiente Letanía es a Nuestra Madre Sin Corrupción.
Como todas las Letanías, ésta también es una preciosa invocación a María, mencionando otro título de Honor para Ella, que se funda en Su incomunicable dignidad como Madre de Dios. Con esta invocación a María honremos Su Persona e invoquemos Su Intercesión poderosísima.
Admirémosla y alabémosla como Madre Sin Corrupción:
Se refiere a Su pureza de vida y santidad de costumbres, según el Texto: “Meditaciones sobre las Letanías de la Santísima Virgen María” del Cardenal Newman y del Pbro. Angel Cavatoni:
“En María Santísima todos sus pensamientos, palabras y obras siempre fueron para gloria de Dios. No solo su alma sino también su cuerpo fue llevado al cielo después de su muerte, sin pasar por el sepulcro, su cuerpo santísimo no experimentó la corrupción. Su Divino Hijo no podía soportar que Su cuerpo quedara en el sepulcro, porque Ella estaba llena de Gracia hasta rebozar. Pasó por la muerte como nuestro Señor, y también como El y por Su Poder Omnipotente fue llevada al cielo.”
Hace unos días escuché a un niño pequeño que decía que María murió de Amor. ¡ Cómo los niños, sencillos, determinan verdades tan grandes como lo más natural!
Marisol Espejo

Equipo Fatimazo

No. 8 de la Serie de Letanías Lauretanas

Categorías: Fatimazo

Comentario