Santa María, Madre de Dios…

Desde pequeña repito muchas veces esa frase que enuncia el título más importante y la verdad más grande del primer dogma mariano: Santa María, Madre de Dios…

¿Quién es María? Es la mujer que Dios escogió para ser la madre de su Hijo. Ser madre es un don de Dios. Una bendición y una misión. A María, Dios le dio ese don de una manera especial: ser la Madre de Dios. Y se lo dio a Ella pues era una mujer excepcional, digna de tener ese honor, poseedora de la fortaleza, amor y dedicación que conlleva la tarea de ser madre y la valentía y responsabilidad de crecer y educar a Su Hijo.

¿Por qué es Madre de Dios?
Porque es Madre de Jesucristo que es Dios y que se hizo hombre para salvarnos. La naturaleza divina y la naturaleza humana en una persona. Jesucristo es Dios y es hombre.

Un día María dijo: -Si. Y ese día cambió su destino y el de todos nosotros. Ese día y en ese instante aceptó ser madre y concebir, cuidar, educar y acompañar a Dios Hijo.

Es Madre de Dios quien se hizo hombre para salvarnos de nuestros pecados, es Madre de Dios quien creció y nos enseñó el camino a su Padre, es Madre de Dios quien murió por nosotros y es Madre de todos nosotros gracias a que, en medio del sufrimiento y calvario, Jesús generosamente al pie de la cruz, nos la entrega: –He aquí a tu madre. Es Jesús verdadero hombre y verdadero Dios quien nos hace entrega de la mujer que lo concibe para que sea nuestra madre. Y con ello nos hace a todos hijos de María y nos ampara. Y Ella también asume esa misión como verdadera madre: la Virgen María nos protege, enseña, guía y acompaña. Nunca nos abandona.

Ante esa realidad y con la certeza de que una madre siempre cuida de todos sus hijos es que cada día me encomiendo a ella y le pido interceda por mí ante Dios Nuestro Señor, El que todo lo puede.

Tu, María madre mía, con el poder divino de ser Madre de Dios, ruega, intercede y consigue que mis ruegos sean escuchados y te lo pido con estas palabras que repito siempre:

Santa María, Madre de Dios… ruega por nosotros.

Autora: Leidy del Carmen Rosado Novelo de Peniche. Equipo Fatimazo.

No. 1 de la Serie Letanías Lauretanas.

Categorías: Fatimazo

3 commentarios

Silvia · 29 enero, 2018 a las 4:56 pm

Preciososo, y no olvidar que es la esposa fiel del Espíritu Santo.

Belén Lizcano · 2 febrero, 2018 a las 3:22 pm

Pedir por la Paz de México. Soy de Colombia. Y pedir por el mundo entero.

    Equipo Fatimazo por la Paz · 3 febrero, 2018 a las 7:00 pm

    Cuenta con ello! La Santisima Virgen nos convoca, reúne y une en oración por la conversión y la paz en el mundo entero!

Comentario