TRONO DE SABIDURÍA
La palabra sabiduría tiene en la Sagrada Escritura varios significados:
1-puede referirse a la Sabiduría como persona, que es el Verbo Divino, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, la Sabiduría encarnada;
2-la sabiduría como cualidad de los seres humanos,
3-la sabiduría, como Don del Espíritu Santo.
Bajo estos tres significados la Virgen María es llamada y es verdaderamente Trono o Sede de la Sabiduría.
-María Santísima, Trono de la Sabiduría personal-
Jesucristo posee el conocimiento de todo el ser Perfectísimo e Infinito que es el Padre, siendo Uno con Él.
El Verbo Divino del Padre se encarnó en el seno purísimo de María, así vino al ser Madre de Dios, Madre del Verbo, Madre de Cristo Hombre, Madre de la Sabiduría.
Por eso, principalmente se le invoca como Trono de la Sabiduría porque puso el Verbo su sede en las Purísimas entrañas de Ella.
El se hizo para Sí, en el seno Virginal, una morada muy digna y escogida, habitó en Ella, y después de nacer fue llevado en sus brazos durante sus primeros años y estuvo sentado sobre sus rodillas. Siendo realmente también, por decirlo así, el Trono humano de Aquel que reina en el Cielo.
-María Santísima, Sede de la virtud de la sabiduría.-
La cualidad de la sabiduría reside en el entendimiento del ser humano y nos permite el conocimiento de las cosas naturales y sobrenaturales y sus causas, se eleva al conocimiento y contemplación de la Causa primera e increada, es decir, Dios; ve y contempla a Dios en todas las cosas de la naturaleza, todo lo refiere a Dios; de todo lo creado toma base para admirar, bendecir y amar a Dios, último término al cual están dirigidas todas las cosas.
Y es así como esta sabiduría del entendimiento pasa al corazón y lo ensancha y lo consuela y le infunde un gozo, un sabor y un fervor únicos.
Por encima de todos los santos, María poseyó en grado perfecto la virtud de la sabiduría, más aún, Ella es la Sede de la sabiduría.
Fue dotada por Dios de un entendimiento naturalmente perfecto, ejercitado y enriquecido por la continua y altísima contemplación y por el conocimiento de la Escritura.
María, después de Jesucristo, tuvo el corazón mejor dispuesto para la gratitud, para la admiración, para el amor: disposición acrecentada hasta el máximo por la fiel correspondencia a la obra de la gracia que la llevó al más perfecto conocimiento de Dios posible a una mente creada.
-María, Sede del don de sabiduría-
Hay una sabiduría que no se adquiere con los recursos humanos, sino que es un don sobrenatural infundido por el Espíritu Santo.
Este don, como enseña Santo Tomás de Aquino, es distinto en su naturaleza de la cualidad de la sabiduría.
Este don consiste en un profundo conocimiento de Dios y de sus altísimos misterios, conocimientoencaminado no tanto a satisfacer la inteligencia que contempla, sino a alimentar y atraer la voluntad con la fuerza del amor. El alma en la que se ha desarrollado este don se sumerge y se abisma enteramente en Dios, en sus perfecciones infinitas y en sus misterios, y allí se goza de tal manera que todo lo que no es de Dios o no conduce a Dios se le hace pesado y enojoso, le resulta insípido.
En los treinta años que vivió en íntima unión con la Sabiduría Encarnada, cuántas veces recibiría María en el secreto de la casa de Nazaret los vívidos rayos de la sabiduría eterna en los que Ella recogía hechos y misterios; palabras y recuerdos en el santuario de su corazón y los conservaba. Era el tesoro de las diversas riquezas que, pasando por su alma de Madre, se convertían y se convierten ahora en leche de vida, de sabiduría y de gracia para sus hijos. Ella más que ninguna criatura angélica o humana, penetró en los profundos misterios de la Divinidad, rozando, por decirlo así, los confines de lo infinito.
María llevó en su seno a la Sabiduría Increada pero su mente y su corazón fueron más anchos y capaces que su mismo seno, dice San Buenaventura. Con toda razón, la Iglesia la invoca Trono de la Sabiduría.
Marisol Solis, equipo Fatimazo por la paz.

Referencias:

“MEDITACIONES SOBRE LAS LETANÍAS DE
LA SANTÍSIMA VIRGEN PARA EL MES DE MAYO”
del Cardenal Newman

Extractos del libro

“LETANÍAS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN”
del Pbro. Ángel Cavatoni

No. 24 de la Serie Letanías Lauretanas

Categorías: Fatimazo

Comentario