VIRGEN PEREGRINA DE FÁTIMA 
Por: Ivette Laviada

Tuvimos la importante visita a nuestra ciudad de la Imagen Peregrina Internacional del Centenario de Nuestra Señora de Fátima, misma que fue bendecida por el Papa Francisco en enero de 2017 en ocasión del Año Jubilar por las apariciones de la Virgen María en Portugal a cien años de distancia.

Nos emociona que Mérida estuviera en el mapa de la gira ya que la Alianza de la Sagrada Familia Internacional (ASFI) quienes han patrocinado la producción de 6 imágenes -una para cada continente- encontraron tierra fértil en nuestro estado para recibirle y lo hicimos de “manteles largos”.

Esta bendita imagen, si bien sabemos que no es la Virgen María en persona real, sí lo es en cuanto que su imagen nos refiere a Ella misma y es a través de esa presencia tangible para nosotros simples humanos que precisamos de signos sensibles que “nos dejamos tocar” por las gracias que Ella tiene. Quienes nos consideramos sus hijos y tenemos fe, asistir a honrar esta presencia es lo que le da vida.

El Papa Francisco en un video dirigido a quienes reciben la imagen peregrina nos recuerda que es la Diócesis quien recibe a la Madre, Ella nos viene a visitar, a decirnos que nos quiere y nos cuida.

Nos invita a recibirla porque no viene sola, que nos trae un regalo ya que toda su vida fue darse y lo más importante es que por Ella tenemos a Jesús. Nos dice también que Ella como buena madre nos junta, hace los arreglos, se mete en cada uno de nosotros para llevarnos a Jesús.
El Papa hace referencia a que la Virgen dijo muy poquitas cosas, por ejemplo en la Anunciación dijo “Hágase en mí” y en las Bodas de Caná ella dijo a la gente “Hagan lo que Él les diga”; María no es mujer absoluta, es la madre de Jesús, de Dios.

Aunque para algunos parezca que Ella es el centro, en realidad no lo es, pues en el centro, en su regazo tiene a Jesús.

El Papa refiere en un cuadro que María es como la escalera de quien desciende para nosotros Jesús y que ella es quien nos ayuda a ascender hacia Él. Nos recomienda que cuando tengamos su visita le agradezcamos el habernos traído a Jesús pero también le demos las gracias por ese mandamiento que nos hace a todos sus hijos en Caná.

Termina diciendo que la recibamos y le hagamos fiesta a nuestra madre. Lo que se vivió en Mérida fue justo eso, desde su arribo al atrio de la Santa Iglesia Catedral la algarabía se sentía, los hermosísimos ternos e hipiles que portaron cientos de mujeres eran en sí mismas un enorme ramillete de flores
multicolores que además de engalanar la visita sirvieron de ofrenda a la Virgen, un trio aguardaba el momento para entonar alegres canciones, los sacerdotes le ofrecieron cálida recepción y la emoción fue creciendo pues al irrumpir en procesión por la puerta principal la Bendita Imagen en hombros de sus custodios encontró un recinto repleto de fieles creyentes en su poder de intercesión.

María es la mediadora de todas las Gracias, pero lo más importante de su visita es el mensaje de oración y reparación y cómo se puede vivir a través de la Comunión de Reparación con sus cuatro elementos C.R.E.A a saber Confesión, Rosario, Eucaristía y Adoración.

¡Dejémonos tocar por la presencia siempre viva de una madre amorosa que sólo quiere lo mejor para nosotros!

Categorías: Eventos

2 comentarios

Patricia read · 14 julio, 2019 a las 6:11 pm

Ckmo me uno al grupo de wassap para la consagracion.

    Equipo Fatimazo Por la Paz · 14 julio, 2019 a las 11:16 pm

    Puede enviar un whatsapp al +52 1 999 128 5324

Comentario