SÁBADO SANTO
En las fiestas o solemnidades, podemos introducirnos mas en los misterios que contempla esa fiesta, con la oracion del Rosario

📍PRIMER MISTERIO: José pide a Pilato el cuerpo de Jesús
Fruto del Misterio: Cuidar su Cuerpo


Jn 19,38: «Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque oculto por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato se lo autorizó. ÉI fue entonces y se llevó el cuerpo.

Jesús se lo dijo a sus discípulos: «Los pobres los tendréis siempre con vosotros, pero a mí no me tendréis siempre. Gracias, Jesús, por mostrarnos cuánto te consolamos cuando nos acercamos a un pobre: «Lo que hacéis al más pequeño de los míos, me lo hacéis a mí. Gracias por la grandeza de tu amor, a ti que te dejas amar en el más pobre de los pobres. Jesús, enséñame a tener cuidado de tu Cuerpo, que pueda, como la bienaventurada Madre Teresa, reconocerte en el que me encuentro. Te ofrezco mis miedos al desconocido, al otro, a su diferencia, a su sufrimiento, toma mis incapacidades de amar, de cuidar de tu cuerpo que es la Iglesia.
🔹🔹 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria y Jaculatoria.

📍 SEGUNDO MISTERIO: La tumba nueva del jardin
Fruto del misterio: Reconocer los frutos de la sabiduria

Jn 19,41-42: «Había un huerto en ed sitio donde lo crucificaron, y en el huerto, un sepulcro muevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los judios era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí al Señor».

Jesús, eres depositado en una tumba nueva. Gracias por esta tumba que no ha conocido la corrupción y que te acoge. Es en el jardín del Edén donde hiciste crecer el árbol hermoso de ver y con buenos frutos para comer, así como el árbol del conocimiento. Desde ahora, el árbol de la Cruz abre el horizonte de un nuevo jardín donde el sufrimiento es transfigurado. Gracias por este árbol que da fruto doce veces al año y cuyo ramaje sirve para la curación de las naciones. Gracias, Señor, por tu Sabiduría, gracias por tu obra de redención y de restauración que nos muestra que el Reino, como un jardin, desborda de frutas deliciosas para saborear.
🔹🔹 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria y Jaculatoria.

📍TERCER MISTERIO: Jesús es depositado en el sepulcro
Fruto del Misterio: Creer al amanecer


Lc 23,53-54: «Y, bajando, lo envolvió en una sábana y lo colocó en un sepulcro excavado en la roca, donde nadie había sido puesto todavía. Era el dia de la Preparación y estaba para empezar el sábado».

Gracias, Jesús, por haber querido descender a los infiernos. A ese lugar donde las almas esperan tu venida. Este día de sábado no es como los demás. No, tú no duermes, actúas en lo más profundo de los infiernos. Gracias, a ti que visitas a Adán y a Eva para librarlos del sabor de la muerte que llevaba el fruto del árbol. Gracias, ati que anuncias a los profetas que desde ahora viene el Día en que tú enjugas todas las lágrimas de los ojos. Gracias, porque tus promesas se realizan en este día de silencio total donde pareces ausente y donde tú actúas en profundidad. Bendito sea el que viene en nombre del Señor. Bendito seas tú, que vienes a salvarnos y a darnos la vida en plenitud. Bendito seas, tu promesa ha sobrepasado tu fama.
🔹🔹 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria y Jaculatoria.

📍CUARTO MISTERIO: Jesús no conoce la corrupción
Fruto del Misterio: Nuestros cuerpos, templo del Espiritu

Sal 15,8-10: «Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa esperanzada. Porque no me abandonarás en la región de los muertos ni dejarás a tu fiel ver la corrupción».

Gracias, Jesús, a ti que has descendido a los infiernos sin conocer la corrupción. Gracias, porque tu divinidad arrastra a nuestra humanidad, tu cuerpo de gloria transfigura nuestros cuerpos de miseria. Tú eres santo, sólo tú eres Santo y Señor. Te damos gracias por esto que desde ahora, la corrupción, ya no tiene la última palabra. Gracias por esta inmensa luz que brota en los infiernos. Enséñanos a acogerte en nuestras vidas para comprender en tu Presencia que nuestros cuerpos son templos preciosos, vasos sagrados, lugares de tu permanencia, lugares de tu estancia en la tierra. Enséñanos a abrirnos a tu gracia.
🔹🔹 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria y Jaculatoria.
.
📍QUINTO MISTERIO: La presencia de las mujeres en el sepulcro
Fruto del Misterio: Acoger el misterio de la mujer

Lc 23,55: «Las mujeres que lo habian acompañado desde Galilea lo siguieron, y vieron el sepulcro y cómo había sido colocado su cuerpo».

Ellas están presentes a tu lado, en el camino que te ha llevado a Jerusalén; permanecen de pie al lado de la cruz y están también ante tu tumba. Gracias, Señor, por haber tenido la audacia de acoger a las mujeres, gracias por las mujeres fieles, modelos de disciplina. Gracias por María que concentra toda la esperanza de la lglesia en el Sábado Santo. Jesús, te pedimos por las mujeres de luto, por las mujeres burladas, humilladas, violadas, encarceladas. Virgen María, estate con nosotros en este camino donde tantas mujeres buscan su identidad propia, desvélales el misterio por tu dulzura y humildad. Tú, la Estrella de la mañana, la Madre de la Vida y de la Esperanza, enseña a las mujeres a ser las centinelas del Invisible.
🔹🔹 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria y Jaculatoria.

🕊🙏🏻 “Que María nos atraiga el Espíritu Santo y que nos enseñe a rezar, gustar y saborear la presencia de Cristo”
(Sor Marie de la Visitación)
.


0 Comments

Déjanos un comentario