Jesucristo por Su misericordia se encarnó en el seno de María. Se hizo igual a nosotros por su amor. Toda la historia de Salvación es historia de la conducción de Dios, para beneficio de los seres humanos.

La misericordia la vemos y comprendemos en las llagas de Cristo clavado en la Cruz. Para expresar con María que: “Su misericordia llega a sus fieles de generación en generación“ (Lc 1, 50).

Cristo es Camino, Verdad y Vida. En Él y con Él, tendremos ejemplo y valor para llevar a cabo en nuestras vidas, las obras de misericordia tanto corporales como espirituales, para alabanza y gloria de Dios Padre.

Con nuestros ojos fijos en las llagas de Cristo muerto y resucitado - “llagas de misericordia ”. Cantaremos con la Iglesia: “Eterna es su misericordia“ (Sal 117, 2).

Imitando el ejemplo de María, Madre y Maestra de la misericordia, le pediremos la gracia al Espíritu Santo de que nunca nos cansemos de ofrecer misericordia, que crezca y se amplíe nuestro corazón, seamos signo de misericordia y perdón, donde quiera que estemos, para proyectar en toda nuestra vida, con confianza y sin descanso, nuestra convicción: “¡Acuérdate, Señor de tu misericordia y de tu amor, que son eternos!” (Sal 25, 6).

+ Emilio Carlos Berlie Belaunzarán
Arzobispo Emérito de Yucatán

Categorías: Letanías

3 comentarios

Ivette Laviada · 23 junio, 2020 a las 7:19 pm

Gracias Mons. Emilio por recordarnos que María es Madre y Maestra de misericordia. Pidámosle que nos conduzca al corazón de Jesús fuente de la Misericordia🙏🏼

Leidy Rosado · 23 junio, 2020 a las 7:50 pm

Que no nos cansemos de seguir el camino de la Misericordia como nos enseña Su Madre.

Lourdes De la Barrera · 19 julio, 2020 a las 12:34 pm

Que nuestra madre maravillosa Interceda ante dios por nuestra salud en estos tiempos tan difíciles 🙏🏻

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: